Esto ni siquiera existe

[O al menos no debería]

El tener que verla resultaba repulsivo, era una de esas personas cuyas cabezas debían ser aplastadas contra el pavimento para que uno pueda enterrar un pie fuertemente y acabar salpicado en sangre, mientras la cabeza de la victima quedaba irreconocible con los miembros mutilados. Pero no podía hacerlo, la calle se ensuciaría y eso sería una pena, si bien el asesinato era ilegal, en este caso podría ser considerado como una especie de acto heroico y a él podrían darle alguna condecoración. Tal vez pasasen al asesinato por alto y lo multasen por… ¿Ensuciar la vía pública tal vez? Cientos de personas lo hacen a diario, pero nadie nunca deja tanto chiquero, es decir, sangre por todos lados y pequeños pedacitos de… Lo mejor era no pensar en ello.

Ahí venía ella con su aire mortuorio intentando verse tierna y feliz, aunque no lo fuese. Comenzó a hablarle arrastrando las palabras de ese modo tan particular, como si disfrutase viendo a las personas perder el tiempo, creo que amaba ver a la gente sufrir aunque lo negase. Luego de un rato de escucharla, él salió corriendo y ella fue tras él, la persecución terminó cuando un auto lo atropelló a él, la repugnante criatura vio esto y comenzó a reír, fue realmente feliz. Me temo que eso no duró mucho ya que me vi obligada a volarle la tapa de los sesos, por respeto al difunto.

3 ^_^:

Me encantaria ver eso como un corto a lo tarantino =P

Juan Manuel (Poe) said... 4.11.06  

Lo lei 3 veces y en ninguna pude bajar la velocidad, esta todo unido y le da un vertigo bastante interesante al referirlo a la historia (es como la velocidad de la sangre que sale de una yugular cortada). El argumento es lindo, es simple y tiene esa cierta magia que dan la vanganza y el respeto. Nice, que siga siguiendo.

Agustín Cáceres said... 21.11.06  

Me encanto, creo que cada texto vas mejorando en "noséque" que me atrapa, como dije tu forma de escribir es cada vez más adulta y me parece genial.
Que estés bien.